CÀMARA NACIONAL ELECTORAL: “EL VOTO ELECTRÒNICO GARANTIZA CELERIDAD PERO NO TRANSPARENCIA”

0
19

Buenos Aires.- Desde el gobierno actual impulsan la implementación de nuevas tecnologías para los escrutinios como el “voto electrónico”. En este marco el Presidente de la Cámara Nacional Electoral, Alberto Dalla Vìa, advirtió sobre las consecuencias de tal medida y sostuvo: “Ese proyecto establece que nosotros tendremos la facultad de controlar el hardware, es decir, las máquinas que comprará el Poder Ejecutivo; el software que usarán las máquinas y que comprará el Gobierno; el escrutinio de los votos y la trazabilidad de la distribución de las urnas. Sin embargo, no sólo nosotros no diseñamos ese sistema -a diferencia de Brasil, donde la justicia desarrolla el software y las máquinas, para evitar trampas-, sino que no nos dan los recursos necesarios para hacerlo”.

En declaraciones a un matutino porteño Dalla Vía advirtió que así los jueces estarían «trabajando a ciegas» y agregó: «Nosotros, los jueces, no podemos privatizar la soberanía popular y rendirnos frente a una urna electrónica».

Además, advirtió que «en la mayor parte del mundo se sigue votando con papel», si bien señaló que la Cámara «siempre sostuvo que hay que dejar de lado la lista sábana y pasar a una boleta única, de papel o electrónica». «El problema no está en el sistema, sino en asignarle a esa BUE un efecto mágico, ilusorio y de transparencia, que no lo tiene. El escrutinio será más rápido, pero no más transparente», subrayó.
Por otro lado consideró «positiva» la intención del Gobierno de modificar el proyecto que se trata en la Cámara de Diputados para que la Cámara Nacional Electoral pase a estar a cargo del escrutinio provisorio, pero evaluó que eso «no alcanza». «Sí, esa modificación es positiva, pero no alcanza. Tenemos que poder auditar todos los pasos de la elección, para seguridad de la población. La Argentina tiene una tradición de control judicial y no debemos desaprovechar esa experiencia», remarcó.

Según evaluó, para cubrir todo el país se necesitarían, de acuerdo al proyecto oficial, «unas 100.000» urnas electrónicas, es decir «tantas como mesas hay en el país». «Nosotros, para poder auditar todo el sistema, necesitamos que la futura ley nos asigne un presupuesto propio y que esas partidas estén garantizadas en el presupuesto nacional y no dependa de la voluntad del titular de Hacienda”, explicó.